El maldito estilo de telegrama

Sin embargo, nos compete, bajo la tormenta de Dios, Oh poetas, erguidos y con la cabeza descubierta, Asir con nuestras propias manos el rayo de luz del Padre, Y pasar, envuelto en canción, ese regalo divino a la gente. Hölderlin