Con la pluma anochecida

el

#Biografemas

El candor tropical de la prosa ficcional y sus brotes frutales de poesía me son tan incompatibles como el mariachi, la primavera y el sol. Les veo con respeto desde la silenciosa sombra, pero de cerca me exasperan como los borrachos, la gente que grita y los niños que lloran. Por el contrario, selenólatra y lucífugo, fluyo, con la pluma anochecida, por entre los grisáceos ensayos, los aforismos y los epitafios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *